El pasado viernes 31 de mayo disfrutamos de una mañana soleada en el Jardín Botánico de Gijón. Nos dividieron en tres grupos y nos perdimos por ese paraíso del mundo vegetal, en el que hay árboles de más de 400 años.